Anclajes

Las estructuras, son la parte fundamental de una edificación, y por ello es imprescindible que sean construidas por profesionales. Los anclanjes son un sistema utilizado en construcciones. Ellos ofrecen soporte y sirven para dar fijación a cimentaciones profundas, asegurando así la estabilidad de la construcción. Suelen ser muy empleados en la edificación de muros, puesto que pueden ser instalados en una superficie vertical, horizontal o inclinada. Los anclajes son empleados con el fin de dar refuerzo y sostenimiento a suelos y masas rocosas que estén parcialmente sueltas o fracturadas que pueden estar sujetas a fallar.

Existen diversos tipos de anclajes, clasificados según el tiempo que se espera que este ejerza su función o bien aquellos que son clasificados según su forma de trabajar. En primer lugar, los anclajes según su tiempo de función, pueden ser provisionales o permanentes. Los primeros, sirven como auxilio para proporcionar estabilidad en una estructura hasta que se instalen elementos resistentes que lo reemplacen. Por otro lado, los anclajes permanentes son empleados a fin de que cumpla su función en carácter definitivo. Por ello, son proyectados para soportar los posibles efectos de la corrosión. En ambos casos deben seguir normas de seguridad.

Ahora bien, la otra clasificación empleada para distinguir los tipos de anclajes, es según la forma como esos trabajan. Los anclajes pasivos son aquellos que comienzan a actuar, es decir, entran en tracción cuando comienza a producirse la deformación de la masa de suelo o roca; mientras que los activos comprimen el terreno entre el anclaje y la placa de apoyo de la cabeza. Su armadura es pretensada hasta alcanzar su carga admisible. Estos comienzan a ejercer su función estabilizadora desde que son puestos en tensión. Por otro lado, los anclajes mixtos son pretensados con una carga menor a la de su capacidad, reservando una fracción de su resistencia para actuar frente a posibles movimientos aleatorios del terreno.

Asimismo, también existen los anclajes inyectados que son armaduras puestas en taladros perforados y luego cementadas por medio de inyecciones de cemento. La estructura es sometida a tracción.

Los anclajes – así como las diversas otras soluciones empleadas en las edificaciones para estabilizarlas – son indicados para circunstancias específicas. Suelen ser muy comunes en muros de tierra donde se requiere estabilizar la masa de suelo, y con ella toda la obra.

Sirven para contrarrestar las presiones contrarias producidas por el agua; también sirven para sostener obras viales subterráneas, y también son empleados en minerías donde es necesario que los taludes construidos con masas de suelo y rocas sean sostenidos.

Acerca del proceso de construcción de un anclaje, resumidamente lo presentamos: en primer lugar, se realiza la excavación del suelo, usualmente esta se realiza hasta algunos centímetros por debajo de la posición indicada para el primer nivel superior del anclaje. Seguidamente, se excavan los orificios para el primer nivel de anclajes; luego se arma este primer nivel con varillas centradas, después de eso se hace el hormigonado parcial de ese primer nivel. Con esa primera fase concluida, se pasa entonces a la construcción del primer nivel superior del muro.

Como es posible percatarse, los anclajes son muy importantes en la construcción civil; más importante aún es que sean bien instalados, por profesionales y utilizando los materiales correctos. En Montenegro Expersa trabajamos en la construcción de anclajes, atendemos a todo el país y somos la mano amiga para aquellos que quieren llevar a cabo una construcción. Somos especializados en diversos tipos de perforaciones y en la construcción de estructuras que garantizan la seguridad de una edificación. Nuestros 30 años de experiencia hablan por sí solos.

Otros artículos: