Cimentaciones Especiales Toledo

En todo proyecto de ingeniería, es necesario contar una visión clara de las condiciones del terreno, a fin de poder desarrollar una obra que cumpla con todas las normativas en materia de construcción de la comunidad de Castilla – La Mancha.

La topografía de esta región de España es muy variada, y por lo tanto se hace necesario frecuentemente recurrir al uso de cimentaciones especiales en Toledo, con el propósito de solucionar cualquier desafío que presente el terreno, que pudiera impedir el desarrollo.

Existen diversos métodos para adaptar las condiciones del suelo, a niveles ideales, en esta ocasión, vamos a centrarnos en el uso de las placas de cimentación, siendo una de las cimentaciones especiales más utilizadas en Toledo.

Placas de cimentación 

Cuando otros tipos de cimentación son insuficientes o el terreno se presenta demasiado inestable, se aplica la cimentación por losas. En general se hace necesario, cuando la superficie de cimentación mediante zapatas asiladas o corridas es superior al 50% de la superficie total.

Podemos definir este tipo de cimentaciones especiales, como un elemento estructural de hormigón armado, cuyas dimensiones en planta son muy elevadas respecto a su canto, que define un plano normal hacia la dirección de los soportes.

El campo de Aplicación de esta clase de cimentaciones especiales en Toledo, dependerá en buena medida, de que la resultante de cargas y la reacción del terreno, se encuentren paralelos en la misma línea recta y pasen por el centro de gravedad de la placa.

Su forma de trabajo es inversa a la de un forjado unidireccional. En la placa, los pilares están más próximos y trabajan en las dos direcciones. En cuanto a la armadura, se dispone de barras dobladas por las dos direcciones, para la absorción del cortante.

Placas flotantes 

Para la construcción de edificios más grandes en Toledo y otras localidades de Castilla – La Mancha, que presentan suelo inestable, se necesitan cimientos flotantes, donde toda la estructura se sostiene con una sola placa de hormigón o en pilotes de rozamiento.

Las losas de cimentación, son superficies bidireccionales, integradas en la estructura y apoyadas en el terreno, cuya misión es recibir las cargas del resto de la estructura y transmitirlas al terreno. A ellas llegan normalmente pilares de cualquier tipo, y sobre ellas se utilizan vigas para reforzar. 

Pozos de cimentación

El pozo de cimentación, es otro tipo de cimentaciones especiales utilizado en Toledo, cuando los suelos no poseen buena resistencia y por lo tanto no son adecuados para cimentaciones de tipo superficiales.

Se podría decir que su proceso constructivo consiste, en que los tubos de hormigón armado se introducen en el terreno, hasta alcanzar las capas firmes mediante perforaciones, y luego se rellenan con hormigón apisonado. 

El consumo de acero es muy escaso ya que solo se necesita una armadura en los tubos de la envolvente y la cabeza del pilar como enlace con las losas de cimiento colocados encima. En cambio, requiere gran consumo de hormigón. 

Su ejecución es similar al sistema de cimentación con pilotes por perforación. Un pozo de esta clase, viene a ser como un pilote más grueso, que, debido a su importante diámetro, no requiere del uso de armadura. 

Los tubos de acero, por efecto del apisonado, quedan tensados de modo que, tan solo requiera de una armadura de enlace en la cabeza del pilar, sin requerir de ningún otro hierro. 

El gran diámetro de los pozos, permite el empleo de maquinaria pesada, tales como excavadoras, facilitando y acelerando así los trabajos. Se recomienda que, en su base, todos los pozos deben penetrar al menos 0.20 milímetros. 

 

Otros artículos:

    None Found