En qué caso podemos usar pantalla de micropilotes para la cimentación

La pantalla de micropilotes es una de las soluciones más útiles y prácticas en casos de interferencia. Por ejemplo, cuando existe un muro de sótano convencional que pasa cerca de una zapata de una obra aledaña, los micropilotes pueden ayudar a evitar que se desplace la zapata.

Antes de colocar una pantalla de micropilotes hay varios elementos a tomar en cuenta

Antes de determinar la extensión de la pantalla, es importante determinar el objetivo que se plantea en el proyecto. En este sentido, es fundamental tomar como guía los planes del terreno.

Cuando se colocan elementos que van a sobresalir del espacio de perforación como los plumines o las mordazas, hay que tomar en cuenta cómo terminará la máquina luego de que sea encajada en el tajo. Las mordazas son las que suelen marcar la pauta en este sentido porque son el elemento que tiene más contacto con las edificaciones adyacentes.

El trabajo de un topógrafo también es fundamental en este punto. Él será quien establezca el número de pilotes y la extensión de la pantalla. Puede que durante los trabajos deba replantear o modificar el plan inicial, pero siempre debe atenderse a las especificaciones de los resultados que encuentre un topógrafo en el suelo.

Cuando los micropilotes sean anclados, se debe hacer con la mayor alternancia posible. En este punto, es posible que los micropilotes recién instalados, se vean afectados por las perforaciones y fluidos que han quedado de los que han sido anclados antes. Por eso, es importante que el relleno del micropilote se haga lo antes posible, es decir, exactamente después de que se ha hecho la perforación para evitar materiales extras en la superficie.

Es importante tratar de alterar lo menos posible el primer planteo del topógrafo. Aunque esto es inevitable cuando la construcción ha avanzado bastante, siempre se podrá replantear el sitio del resto de micropilotes siguiendo, lo más posible, el orden inicial.

Replanteamiento de micropilotes que juntos forman una pantalla

Se deben retirar los muretes del muro pantalla para establecer el espacio donde se encajaran los micropilotes y poder observar el terreno donde quedará colocado el hormigón.

A pesar de que es muy posible que surjan inconvenientes de rozamiento con las estructuras aledañas, siempre es importante consultar con la dirección de la obra estos detalles.

Cuando se plantan los micropilotes que van a ser colocados al principio y al final del muro, hay que tener especial precaución. Cuando el muro pantalla se ha colocado con hormigón contra el terreno y no contra la justa, que es en la mayoría de los casos, el resultado final no será vertical. Un margen de separación de medio metros es lo más indicado en estos casos. De esta forma se evitarán los problemas de desviación del micropilote cuando se perfora el hormigón.

Cuando los dos micropilotes de los extremos han sido replanteados, la distancia que se marca entre ellos será la que nos ayude a guiar la separación que debe haber en el resto.

El replanteo de un muro pantalla de micropilotes, es la muestra de que a veces los planos teóricos iniciales deben ser repensados y los cimientos redistribuidos. Los planos para ejecución pueden no coincidir con los planos as-built, por eso es importante prever esta situación cuando se comienza una obra, incluso desde los planos.

Otros artículos: