descarga-1

Micropilotes

Micropilotaje

¿Buscas una empresa de micropilotes? 

En Montenegro Expersa contamos con más de 40 años de experiencia.

Conoce nuestro servicio y nuestras obras destacadas o solicita presupuesto sin compromiso.

Email

info@montenegroexpersa.com

Teléfono

629 51 40 00 / 645 849 286

Micropilotaje.

El micropilotaje es una técnica que permite aumentar la resistencia de los suelos mediante el uso de micropilotes. Las características de esta técnica la convierten en un proceso muy útil en zonas urbanas o con construcciones aledañas y en zonas con espacios reducidos.

Los micropilotes son elementos de cimentación delgados en comparación con otras elementos usados con el mismo propósito. Aunque su nombre parece indicar que se trata de pilotes de menor diámetro, en realidad existen algunas diferencias significativas entre ambas técnicas. Sin embargo, en otros aspectos se comparten similitudes, por lo que pueden usarse ambas técnicas en conjunto para reforzar la resistencia de suelo en caso de ser necesario. 

Aunque los micropilotes pueden tener una longitud bastante larga, su diámetro es comparativamente menor, pues está comprendido entre los 8 cm y los 30 cm. Esta característica permite que puedan introducirse en prácticamente cualquier tipo de terrenos, sin mayores complicaciones. Por un lado, si se trata de suelos blandos, se reduce la probabilidad de derrumbes de las paredes de la perforación, pues es significativamente angosta. Y si se trata de suelos duros, el ruido y las vibraciones causadas por el rotomartillo se reducen al mínimo. Algunos de los nombres con los que son conocidos son pilas de agujas, pilas de alfileres, minipilas y pilas de raíces.

En un principio, los micropilotes eran utilizados en el recalce de edificios y estructuras en general. Sin embargo, en vista de las cualidades positivas que le confieren al suelo, con el paso del tiempo se fue ampliando su utilización. Una característica sobresaliente de estos elementos para el micropilotaje es que el coste de su ejecución es significativamente bajo, comparado con otras técnicas.

 

Funcionamiento básico del micropilotaje.

La técnica del micropilotaje tiene como propósito conferir al terreno la resistencia necesaria para que soporte de forma adecuada la estructura superior. Esto se logra mediante micropilotes que se introducen en el suelo hasta alcanzar una zona subterránea que tenga las características adecuadas para sostener la cimentación. De esta forma, la resistencia del piso subterráneo se transmite a la estructura final mediante los micropilotes.

Sin embargo, el micropilotaje no tienen como propósito sustituir al sistema de pilotes, pues en realidad se trata de una alternativa cuando no es posible instalar piezas de cimentación de mayor tamaño. En algunos casos, los edificios aledaños no permiten la maniobrabilidad de la maquinaria de construcción, obligando a utilizar micropilotes. También es posible que las características del suelo produzcan ruido o vibraciones excesivas, afectando a los habitantes y propietarios de los inmuebles aledaños. Además de los daños en los demás inmuebles, se podría acarrear otros problemas legales relacionados con la contaminación acústica. En los supuestos anteriores, la solución más viable es el micropilotaje, puesto que se pueden obtener resultados satisfactorios, produciendo un menor Impacto.

Una función adicional del micropilotaje es el aumento de la capacidad de carga de los cimientos actuales. Esto puede ser útil en caso que se desee aumentar el tamaño, y consecuentemente el peso, de la estructura o la construcción original. En este caso, se minimiza el posible daño en la construcción actual, pues el impacto de la vibración es bajo. Además en zonas urbanas o en terrenos ya construidos, existe un menor margen de movilidad, por lo que se requiere introducir maquinaria menos robusta. En vista que los micropilotes son significativamente angostos, no requieren de máquinas más grandes para su ejecución.

Por otro lado, es posible que los edificios, puentes o estructuras similares montadas sobre pilotes sufran alteraciones por cambios en el terreno en que se sostienen los cimientos. Si este es el caso, el micropilotaje puede mejorar significativamente la resistencia proporcionando una cimentación significativamente más segura.

 

Ejecución de los micropilotes.

El primer paso para la construcción de los micropilotes consiste en perforar el terreno donde se colocarán. Normalmente se realiza con maquinaria especializada que cuente con una pluma o una torre en la que se ha adaptado la herramienta para taladrar el suelo. La perforación se realiza por medio de barrenado aplicando fuerza controlada en el suelo, lo que contribuye a determinar la resistencia del material perforado. 

Ya que se ha alcanzado la profundidad adecuada, se procede al vaciado del hormigón. De manera habitual se llenan las perforaciones preparadas para los micropilotes impulsando el hormigón desde la zona más profunda. Conforme se realiza el vaciado, el hormigón que se inyectó primero es impulsado hacia arriba, acercandose cada vez más a la superficie, hasta que finalmente sobresale. Este procedimiento es eficaz porque permite sacar cualquier residuo de material que se haya derrumbado durante la perforación.

Posteriormente se procede a la colocación de la armadura, que consiste en un tubo metálico el cual aumentará la resistencia del micropilotaje. Para garantizar la adherencia de la cimentación con el resto de la estructura, la armadura debe sobresalir de la superficie entre 60 y 90 cm para su posterior soldadura.

Sobre nosostros

Montenegro Expersa es tu empresa de micropilotes de referencia.